Ita Amutenya: Taxi en Bicicleta

Tras descender de la suya, fue examinando poco a poco los grupos de bicicletas que teníamos en el patio, cuando de pronto, a través de aquellos lentes gruesos, sus ojos miopes descubrieron la tandem. ¡Esta es la mía!, pensó, imaginándose desde el primer momento lo que haría con la bicicleta de doble timón y pedales.

¿Dónde trabaja?, le pregunté, en Trans Namib, me dijo – una agencia de transporte de la estación ferroviaria – hago de todo de 6 de la mañana a 4 de la tarde, respondiendo a mi pregunta, sin quitar la vista de la bicicleta amarilla. Ese día dejó un adelanto para asegurarse que no llegara otro a comprarla, al día siguiente quería dejar en prenda su bicicleta vieja – no…no se puede – y dos días más tarde, se la estaba llevando tras haberla cancelado.

En mi tierra (Nicaragua), más de tres hijos se considera prole numerosa, ¿que dirían de este negro grandote que a sus 51 años y los dos menores de siete y cinco? Ocho de ellos van a la escuela, - cosa buena, diría mi abuelo – la mujer se entretiene vendiendo dulces, fósforos y cereza caliente, buena para los europeos a quienes les gusta “al tiempo”, aún en este lugar árido y do sol inclemente, cuya resequedad parte los labios y la piel, ¡Ah…también vende ¿de donde lo saca?

Todo ello en el business room, espacio de tres metros cuadrados, junto a la única habitación en donde duermen todos, bajo un techo de zinc y entre paredes de zinc, a 38 grados al mediodía, no es tanto…si se tiene al menos un arbolito bajo el cual guarecerse, y 12 grados en la noche, tampoco, los cuerpos pegados se calientan uno al otro.

“Mi hijo mayor me ayuda cuando estoy en Trans Namib, y los fines de semana me encargo yo, los sábados son los mejores, a veces hago hasta 50 dólares namibios (unos ocho dólares americanos)”.

“La gente me ve como algo divertido cuando espero a la entrada de las tiendas, ¿y qué?”

Su mirado se yergue y el pecho se le hincha de orgullo cuando alguien con sus manos cargadas de compras lo llama “TAXI”. “¿Por cuanto me lleva?, tres dólares, pero también tiene que pedalear.”

Y ahí va Amutenya, pedaleando de las tiendas de Otjiwarongo a las casas humildes de Orwetoveni, llevando a sus clientes, quienes saludan agitando sus manos a todos, encantados del viaje

Está aquí: Inicio :: EcoMateriales :: Bicicletas :: Ita Amutenya: Taxi en Bicicleta

Consultores

  • Fernando Martirena
    Profesor, Ingeniero Civil, Dr. , Cuba
    Español, inglés, francés y alemán
    Investigación de materiales, específicamente cemento alternativo y productos de cemento. Concepción de proyectos.

Humor

Videos

Horno de tiro invertido para ladrillos

Horno construido en Cuenca, Ecuador. El horno de tiro invertido tiene un mejor rendimiento energético puesto que el fuego y los gases calientes permanecen en la cámara de combustión el mayor tiempo posible y queman los ladrillos de manera uniforme. Con este horno la relación entre la cantidad de ladrillos verdes y el combustible consumido es mucho mejor respecto de los hornos de tiro abierto